Entrevista para Cazabaret conversa con… (18-11-2014)

Cazarabet conversa con… Víctor J. Hernández, coautor del libro “Tras las huellas de la fauna ibérica” (Tundra Ediciones)

Ya falta muy poco para que esta joya vea la luz…

Un libro desde la editorial Tundra y desde la escritura de Víctor J Hernández y la ilustración de Eduardo Rodríguez.

Tundra Editorial edita, siempre, cosas de gran calidad que tienen a ver con la relación de nosotros, los humanos con la naturaleza…es una editorial que trabaja con una exquisitez, una entrega y un amor que son “pura magia” y esto se agradece. No trabaja para vender, ni edita para “romper números en el ranking de ventas” porque esta editorial está por encima de todo esto…trabajan en lo que trabajan (y lo hacen bien) por el mero hecho de que les gusta acercarnos la naturaleza y sus elementos, darlos a conocer porque, tan solo conociéndoles, podremos llegar a estimarlos como merecen.

El presente libro que les presentamos, “Tras las huellas de la Fauna Ibérica”, es un libro muy, muy especial de los que hay que tener y mimar….y de los que “te alimentas” lo abras por donde lo abras y es que es bueno: desde los contenidos de Víctor J Hernández hasta los dibujos, casi a la perfección, del ilustrador Eduardo Rodríguez Marín.

AL ENCUENTRO DE LO SALVAJE (introducción del libro, por Víctor J. Hernández)

Si hay un rasgo común a todos los naturalistas, se dediquen a unos u otros grupos de animales o plantas y se aproximen a ellos a simple vista, con prismáticos, microscopio, pinceles o cámara fotográfica, es la pasión y el entusiasmo que les despierta la observación de la Naturaleza. Y la alegría desbordante que les inunda y traen consigo del campo por el simple hecho de estar allí.

Trata uno de explicar los porqués, de transmitir lo que se siente en la Naturaleza, las emociones que allá nos están esperando, la pura felicidad que alcanzamos a tocar a poco que nos dejemos rozar por la brisa, la hierba, el aroma de la tierra o las hojas de los árboles. Y cae en la cuenta de que, ciertamente, esa comprensión como mejor se alcanza es a través de la experiencia directa. Así que, rescatando de los cuadernos de campo algunas de mis vivencias, y con las bellas ilustraciones de Eduardo como imágenes que fuéramos captando a través de los prismáticos o el telescopio, nos proponemos iniciar, en compañía del lector, una apasionante expedición a través de nuestros paisajes tras las huellas de la fauna ibérica. Observaremos juntos, de primera mano, los animales en su hábitat al hilo de las estaciones, rastreando sus huellas en las sendas y los ventisqueros nevados, prospectando el horizonte y los cielos, por los polvorientos caminos viejos abrasados por el sol, hundidos hasta la cintura en el marjal, descubriéndolos desde un aguardo en lo alto de un árbol, o escondidos en un hide improvisado; escalando las montañas, por las umbrías de los bosques, en la recóndita barranquera, adentrándonos en las profundidades de las grutas, descendiendo por los ríos y mar adentro. Un viaje, en fin, hacia la Naturaleza salvaje, que comienza, parafraseando a Chapman y Buck, allí donde terminan los caminos y las rutas turísticas, donde las soledades, las flores y el canto de los pájaros se adueñan del paisaje, en busca del hogar de los otros habitantes de la península Ibérica.

Con gran entusiasmo, organizamos mentalmente los preparativos de la salida, ansiosos por emprender el viaje. Pues no en vano la Naturaleza es agradecida y pródiga en pequeños y grandes espectáculos y enseñanzas con quienes, bajo la premisa del respeto y la admiración, se acercan a contemplar sus tesoros y aprender sobre sí mismos y lo demás mirándose en el espejo de nuestro entorno natural. Y que tarde o temprano terminan haciendo un gran descubrimiento: el Ser Humano pertenece a la Tierra y nuestro destino está indisolublemente ligado al de la Naturaleza. No podemos aislarnos de nuestro entorno ni desentendernos de su futuro, puesto que estamos íntimamente relacionados y el camino sólo podrá andarse juntos.

Vamos allá.

Cazarabet conversa con Víctor J. Hernández:

-Víctor, con este libro, tanto tú como científico, investigador y divulgador como Tundra, llegáis muy, muy lejos porque el libro, tanto en el contenido como en el continente, es muy especial….casi perfecto ¿Cómo te sientes, ahora, que ya tienes al libro “fuera del horno”, como coloquialmente van diciendo…?

-Muchas gracias, de verdad. Si para un escritor cada libro es como un hijo, en el cual pone uno todo su cariño y sus esperanzas, con una obra de este tipo, enfocada a la divulgación, se siente uno además como quien siembra una semilla con la esperanza de que germine y brote un árbol que alcance a dar sus frutos en forma de una mayor comprensión de la necesidad de acercarse y retomar el contacto, demasiadas veces perdido, con la Naturaleza.

-¿Cuánto tiempo os ha llevado esta investigación?

-La búsqueda de vivencias en los cuadernos de campo o en la memoria para trasladarlas al papel, nos ha llevado apenas unas semanas. Ponerlas por escrito “en limpio” algo más. Pero teniendo en cuenta que esas vivencias y anotaciones en los cuadernos abarcan casi cuarenta años de salidas al campo, en realidad lo que hay detrás es toda una vida de observación de la Naturaleza como naturalista de campo, de la que se destilan estas pinceladas que recoge la obra. En cuanto a las ilustraciones, a Eduardo le han llevado muchos meses de documentación y de paciente y detallado trabajo artístico.

-¿Se trata, este, de un verdadero trabajo de naturalistas…?

-De naturalistas que tratan de hacer llegar al gran público, al público general no especializado, las profundas e intensas emociones que se sienten al observar la fauna y la Naturaleza directamente en el campo. Con la esperanza de que tras cerrar el libro les entren unas ansias incontenibles de salir ahí afuera, al aire libre, a sentir y disfrutar en persona del contacto con la Naturaleza y a protagonizar sus propias vivencias.

-¿Cómo ha sido el proceso de trabajo, la metodología con la que se ha ido trabajando…?

-Le pedí a Eduardo que seleccionase sus mejores dibujos de animales ibéricos, algunos de los cuales los tenía ya preparados a partir de una lista de especies que le propuse ilustrar con anterioridad para acompañar otra obra. A partir de ahí elegimos las especies en función de su representatividad y de la calidad y tamaño de impresión de la ilustración, intentando además darle variedad al conjunto para mostrar la riqueza de la fauna ibérica. Puntualmente, cuando faltaba alguna especie muy emblemática que considerábamos necesario que apareciera, Eduardo se ponía manos a la obra y creaba, con esa capacidad mágica suya, la nueva ilustración. Pero en realidad el contenido lo han marcado las ilustraciones que estaban disponibles. Si las especies ilustradas hubieran sido otras, no habría habido problema tampoco, seguramente, para encontrar en mis cuadernos o en la memoria vivencias para redactar los textos. Quiero decir que el libro podría haber tenido muchas páginas más, o que podrían haber salido varios volúmenes tratando buen número de otras especies.

-Las ilustraciones de Eduardo Rodríguez Marín son una pasada….no te quejarás, has estado muy bien acompañado, ¿cómo te sientes?, ¿cómo ha sido la colaboración con este ilustrador?

-Eduardo y yo somos amigos, y venimos trabajando juntos en publicaciones de Naturaleza desde hace ya ocho años. Hemos sacado varias publicaciones juntos y tenemos varias más en preparación. Sin su aportación todas estas obras no habrían sido posibles. Su calidad artística y su capacidad de trabajo son mucho más que notables, y si aquí existiera una verdadera industria editorial dedicada a las publicaciones de Naturaleza, las principales editoriales estarían locas por ficharle y hacerle un contrato blindado para no dejarle escapar. Y es que, además, trabajamos muy bien juntos, formamos un buen equipo y nos complementamos: tan perfeccionistas el uno como el otro, somos capaces de hacerle mil rectificaciones al más pequeño detalle de un pájaro, por ejemplo, hasta conseguir quedarnos a gusto con el resultado. La otra pieza fundamental de este proyecto ha sido el espléndido trabajo de diseño y maquetación de la obra desarrollado maravillosamente por Patricia Méndez.

-Nosotros colgaremos alguna cosa para que el lector vaya haciendo boca, pero, en unas pocas palabras: explícanos qué hay detrás de “Tras las huellas de la Fauna Ibérica”… ¿ a cuántos animales os acercáis?

-A través de casi cuarenta vivencias nos acercamos a muchas más especies, quizás en torno al centenar, pues con frecuencia citamos a varias más aparte de la especie protagonista de cada relato. Con este libro procuramos que el lector no sea un simple espectador, sino que contamos con él como un miembro más de nuestras expediciones. Y, con el tratamiento en primera persona del plural de muchos de los textos, lo estamos incluyendo. Le queremos ahí, a nuestro lado, para que sienta y viva, como nosotros, el aroma hondo de los bosques, el frío intenso de la helada, los calores de la canícula estival o la niebla difusa del amanecer. Para que cuando termine el libro los eche de menos y comprenda la necesidad de volver allá, a la Naturaleza, a recuperar tantas cosas que quizás aún no ha vivido.

-Tundra y tú mismo no dejáis de trabajar, además muy intensamente, en todo lo referente a la difusión de todo lo que tiene a ver con la naturaleza… ¿qué os parece el resultado que está dando entre vuestros seguidores?

-La gran acogida que ha recibido desde el principio nuestro trabajo, nuestras publicaciones, ha sido muy gratificante. Con una respuesta, muchas veces, de verdadero entusiasmo, que a su vez resulta contagioso y nos da muchos ánimos y energía para seguir adelante. Porque sin el apoyo de los lectores, de la gente, este esfuerzo no sería posible. En un momento de desmantelamiento y declive de todo lo cultural, y del sector editorial en particular, y más aún del dedicado a la divulgación de la Naturaleza, sólo podremos seguir a flote y continuar si nos siguen leyendo, sin nos siguen dando esa calurosa acogida en medio de esta larga noche de invierno.

-¿En qué estáis trabajando ahora…?

-Pues yo tengo varios manuscritos preparados y estoy trabajando en unos cuantos más. Dependerá de cómo vengan las cosas, de la acogida de los lectores a todo lo que acaba de salir, para que sea posible irlos publicando, pues somos tan pequeños, tan frágiles, que siempre andamos en el límite: dependemos de las ventas de unos libros para poder sacar los siguientes. Por cierto, si alguien que lea esto quiere y puede echarnos una mano en este sentido, podríamos publicar un buen puñado de interesantes obras de golpe, sin vernos obligados a espaciar tanto entre una y otra. En fin… Puedo adelantar que, entre mis próximas publicaciones, además de con las ilustraciones de Eduardo contaré con la impresionante aportación de algunos más de los principales artistas de Naturaleza del país, como, y cito alfabéticamente, Francisco J. Hernández, Antonio Ojea o Lluís Sogorb. Estoy deseando ver esos trabajos ya plasmados en forma de publicación.

Características del libro:
Tras las huellas de la fauna ibérica. Víctor J. Hernández. Ilustraciones de Eduardo Rodríguez
96 páginas
21 x 24 cms.
20,00 euros
Tundra Ediciones

Un apasionante viaje de descubrimiento de la fauna salvaje ibérica, a través de la cuidada selección de las mejores pinturas e ilustraciones naturalistas de Eduardo Rodríguez Marín y los relatos de vivencias reales, extraídos de los cuadernos de campo, de Víctor J. Hernández, en busca de las joyas de nuestra fauna por las indómitas soledades de los bosques, montañas, costas, desiertos y humedales ibéricos.

NDICE
Al encuentro de lo salvaje
Gratitud
Acuáticas de invierno
Lo que mira el lince
El gallo de los bosques
Exploración en la charca
Río bravo
Noche de murciélagos
Abrazo mortal
Los locos
La dama de negro
Misterio resuelto
Reencuentro
Luna de lobos
El dormidero oculto
El duende de la leñera
Pájaros
El silbido de las cumbres
Noches de búhos
En la inmensidad de la montaña
Las aves del limo
Espectáculo nocturno
A por ranas
Alcohólicos anónimos
El corazón del marjal
La canción de las cigarras
Los seres invisibles
Gigantes de la estepa
Siguiendo a la primavera
La bestia de los bosques
Llamaradas en el cielo
Brama el monte
Vagabundos en la dehesa
Tiempo de castañas
La voz del invierno
La dama del lago
La rueda de la muerte
Invierno en la montaña
Naturaleza cercana