NATURALEZA EN CASA

Lo mismo tiene que vivas en un bloque de pisos, una planta baja de una calle o en una casa ajardinada; en las afueras de la población dando al campo, rodeado/a de fábricas, en una urbanización o en el mismo centro urbano; en un pueblo o en una ciudad enorme… Si tú quieres, siempre tienes posibilidades de atraer a la fauna silvestre y ponerle más fácil la supervivencia en nuestro entorno humanizado. Se trata, más que nada, de devolverle en la medida de lo posible las oportunidades (la disponibilidad de hábitat, alimento, refugio y lugares de nidificación) que con la ocupación y las actividades humanas le hemos reducido o quitado. En entornos naturales, mejor no intervenir. La Naturaleza se las arregla estupendamente. Pero en entornos huamanizados, tenemos mucho por hacer y compensar. A cambio, disfrutaremos de la compañía de una gran diversidad de animales, que podremos observar de cerca sorprendiéndonos con su vida y costumbres y que, a la vez, son hábiles polinizadores, controladores de plagas, recicladores de residuos, etc.

Basta el alféizar de una ventana para poner un comedero para pájaros, por ejemplo; incluso un bebedero. En una simple fachada podemos colgar una caja-nido para aves, un refugio para murciélagos o un hotel para insectos. Si disponemos de un balcón o una terraza, las posibilidades se amplían. Y si contamos con un jardín, una parcela o un pequeño huerto, podemos preparar todo un despliegue de opciones para la fauna local. Esto mismo también es posible en un parque público cercano, pudiendo incluso implicar al ayuntamiento o a la sociación de vecinos en ello. O en el patio del colegio, en colaboración con alumnos/as, proferores/as y la asociación de padres y madres de alumnos. No hay límites para las ganas de aportar a favor de nuestra convivencia con la Naturaleza, a la naturalización de los entornos humanizados.

Veamos algunas posibilidades:

 

COMEDEROS PARA AVES

Una de las respuestas más rápidas de la
fauna silvestre a nuestras actuaciones para
favorecerla en nuestro entorno, suele darse
con la instalación de comederos para aves.
Son una ayuda importante especialmente
durante el tiempo frío, pero las aves
agradecerán el alimento durante todo el año.
En esta sección te doy todas las claves:
Consejos sobre comederos y alimentación
de aves silvestres.

 

BEBEDEROS Y BAÑOS

Tanto las aves como otra fauna cercana,
como murciélagos, insectos, anfibios, erizos
y roedores agradecen la disponibilidad de
agua para beber, y algunos también para
bañarse, especialmente durante los calores
veraniegos y las heladas invernales, cuando
acceder al agua en nuestro entorno se hace
tan difícil. Podemos ofrecer agua en platos
en un alféizar o terraza, o bien colgados de
un árbol. También podemos colocar un
recipiente mayor en el suelo.

 

CAJAS-NIDO PARA AVES

La creciente desaparición de huecos en
zonas urbanas, por los modernos tipos de
construcción y las reformas que taponan
los espacios bajo las tejas y otros agujeros,
así como la escasez de árboles viejos en
parques y jardines, dejan sin lugares de
nidificación a numerosas aves. Colocar
cajas-nido es una forma excelente de
atraer aves y facilitarles la reproducción.
Te doy todas las claves en la sección
Consejos sobre cajas-nido para aves.

 

 

REFUGIOS PARA MURCIÉLAGOS

Los murciélagos ocupan con facilidad los
refugios especiales para ellos, incluso en
el centro de las ciudades. Se pueden
instalar en muros, fachadas o en árboles,
adosados al tronco o colgando de las
ramas. Los utilizan como refugio diurno,
que van cambiando en función de la
climatología y las condiciones de humedad
y temperatura, por lo que necesitan tener
una amplia red de escondites en su territorio,
y también los ocupan para criar o pasar el
invierno. Puedes leer más en la sección sobre
cómo instalar un refugio para murciélagos.

 

 

HOTEL PARA INSECTOS

Podemos ofrecer refugio temporal, para
hacer sus nidos, realizar la metamorfosis o
pasar el invierno a distintos insectos y otros
invertebrados con los cada vez más populares
hoteles para insectos, colocados en el jardín
o incluso en balcones, fachadas o terrrazas.
Son idóneos para abejas, abejorros y avispas
solitarias (normalmente sin agujón o nada
agresivas), mariquitas, crisopas, orugas de
algunas mariposas, tijeretas, arañas, bichos
bola, etc. Te cuento más en la sección
Cómo crear un hotel para insectos
.

 

MUROS Y MONTONES DE PIEDRA

Las hábitats rupícolas los podemos
representar con muros de piedra en seco
(sin mortero que tape las grietas entre rocas)
y montones de piedras. Darán refugio a
invertebrados, salamanquesas y lagartijas,
sapos y mamíferos como lirones, erizos,
musarañas, ratones o comadrejas. Si los
muros son altos (podrían ser paredes de la
casa), pueden ser usados por aves para
nidificar y por murciélagos como refugio
de cría, estacional o de hibernación.

 

PILA DE LEÑA Y REFUGIO PARA ERIZOS

Una pila de leña y madera muerta en un
rincón, que puede incluir también hojas
secas, proporciona refugio y calor, gracias
al proceso de descomposición, a muchas
especies. Será el hábitat favorito de un
sifín de invertebrados, como caracoles y
babosas, cochinillas de la humedad y
bichos bola, ciempiés, scutigeras, mipiés,
arañas, numerosos insectos, tales como
diferentes especies de mariposas nocturnas,
y también larvas de interesantes escarabajos
de la madera muerta. Anfibios y reptiles
acudirán en busca de invertebrados para
alimentarse y de refugio para pasar el día
o bien para la hibernación. Lo mismo que
los erizos, a los cuales les podemos ofrecer
también un refugio especial para ellos.

 

MONTÓN DE COMPOST

Quizás ya tengas la costumbre de fabricar
compost en tu huerto o jardín. Si todavía no
lo has probado, anímate, además de ser una
forma excelente de reciclar residuos orgánicos
como abono de gran calidad, el montón de
compost enriquece la biodiversidad ofreciendo
alimento y refugio a muchos invertebrados
descomponedores, como cochinillas de la
humedad, bichos bola, cardadores, gusanos,
moluscos y moscas, y a sus depredadores,
tales como miriápodos, arácnidos e insectos, y
sapos, reptiles, erizos y musarañas, ratones y aves.

 

ESTANQUE DE JARDÍN

Si tienes espacio, no dudes en construir un
estanque en tu jardín o parcela. Por muy
pequeño que sea. Así, además de ofrecer
un bebedero y baño para la fauna, pondrás
un nuevo hábitat a disposición de muchas
especies ligadas al agua, como ranas, sapos
y tritones y sus larvas (los renacuajos), libélulas
y caballitos, caracoles de agua dulce y muchos
otros invertebrados. Es importante enriquecer
el estanque con vegetación acuática y algas,
con un fondo de grava natural y disponer las
orillas en pendiente suave para que los animales puedan entrar y salir sin dificultad.

 

ALIMENTO PARA OTRA FAUNA

Además de a las aves, también puedes
atraer y favorecer a otras especies de
fauna ofreciéndoles alimentos. Por ejemplo,
las ardillas agradecen los frutos secos, las
pipas y los cacahuetes crudos y sin sal, o
bien las mezclas especiales, que se pueden
servir en un recipiente, un tocón viejo o en
un comedero. A los erizos les gusta la comida
seca para gatos y la mezcla especial para
ellos, que también aprovechan las musarañas.
Los cacahuetes y gusanos de la harina
hacen las delicias de lirones y otros roedores.

 

VEGETACIÓN PARA LA FAUNA Y FLORES PARA INSECTOS

Si tienes un jardín o parcela, procura dejar
espacio para la vegetación autóctona, tanto
herbáceas como arbustos y árboles. Los
árboles viejos, con todos sus huecos, son
un refugio ideal para muchos animales:
si los tienes, estás de suerte, no los elimines.
Para aumentar la diversidad, conviene
también mantener “mini prados” de hierba
autóctona, y sembrar rodales de flores nativas
atractivas para los insectos polinizadores
(hay semillas para mariposas y para abejas),
procurando que haya plantas cuya floración
se suceda a lo largo de todo el año.
Estas flores también puedes cultivarlas en jardineras o macetas en tu terraza o balcón. ¡Y no uses plaguicidas!

 

PASOS PARA FAUNA

Si tu jardín o parcela tiene un cerramiento
o vallado demasiado hermético, que no
permite el paso de la pequeña fauna terrestre,
no dudes en facilitarle el acceso abriendo al
menos un pequeño agujero a ras de tierra.
Con que tenga unos 15 centímetros de ancho
y de alto es suficiente para que puedan pasar
erizos, ranas y sapos y otros anfibios, etc.
De este modo favorecemos su libre
desplazamiento y evitamos el perjudicial
aislamiento de pequeñas poblaciones locales
de estos animales. (Foto: Jackons Fencing).

 

CONSTRUCCIÓN AMISTOSA CON LA NATURALEZA

Se están dando pequeños pasos en algunos países, pero todavía hay mucho que avanzar para lograr una planificación urbanística, arquitectura y construcción no solo compatibles sino también amigables con la fauna y la Naturaleza. Desde la selección del emplazamiento de las nuevas viviendas y urbanizaciones, que deberían respetar las zonas de mayor interés, incluso a escala local, hasta el diseño, que debe conjugar espacios  tanto para los usos humanos como para la Naturaleza, con mayores y más numerosas zonas verdes, conectadas entre sí y gestionadas con criterios de naturalidad y conservación de la biodiversidad, y adaptando la tipología de las construcciones para integrar huecos y lugares para la nidificación de las aves y el refugio de murciélagos. Unos huecos que la arquitectura actual y las reformas se han empeñado en ir eliminando. Igualmente, para evitar causar molestias o afecciones se ha de tener en cuenta la época de reproducción de la fauna a la hora de planificar reformas en edificios que albergan nidos, y especialmente colonias, de aves o murciélagos, siendo importante en este último caso respetar también la época de hibernación.

 

 

PLANIFICANDO NUESTRA PEQUEÑA RESERVA NATURAL

Aunque no aparecen comederos y cajas-nido para aves ni refugios para mamíferos por estar centrado en el resto de la pequeña fauna, adapto y reproduzco aquí este esquema de la organización Buglife con la propuesta de los elementos ideales para diseñar un jardín, parque o parcela que ofrezca refugio, alimento y hábitats a la mayor biodiversidad posible. No es imprescindible ponerlo todo, pero, ya sabes, cuantos más elementos podamos incorporar más variedad de fauna acogeremos y más cerca estaremos de crear un pequeño paraíso, una auténtica reserva natural urbana. ¡Ánimo!

Más sugerencias en la sección Observar la Naturaleza.