Cómo aportar material para ayudar a las aves a construir el nido

En temporada de cría, además de la colocación de cajas-nido hay otra forma más sencilla de echar una mano a las aves en su tarea: facilitarles materiales para la construcción y tapizado de los nidos.

En plena Naturaleza no suelen faltar materiales, pero en entornos humanizados como parques y jardines y alrededor de las poblaciones puede ser muy útil para las aves que les proporcionemos una buena variedad de “materiales de construcción”. Con ello favorecemos también que instalen sus nidos en la zona o que ocupen las cajas-nido que les hemos colocado. Además, resulta muy entretenido observar la actividad y las idas y venidas de las aves en busca del material que les ofrecemos, la variedad de especies, qué aves seleccionan tales o cuales materiales, la secuencia de construcción según el material elegido en cada fase, etc.

QUÉ MATERIALES APORTAR

Podemos elegir entre numerosos tipos de material y valorar con la experiencia cuáles prefieren las especies locales. Para atraer al mayor número de especies posible es importante ofrecer una gran variedad de materiales. Algunas posibilidades son: ramitas, plumas, hierba seca, pelo animal o humano, hojas secas, algodón, líquenes arborícolas, paja, barro, papel hecho trizas, seda (p. ej. capullos ya eclosionados de gusano de seda), cordeles y cuerda (cortados en fragmentos de 7-10 cm, pues más largos pueden dar lugar a accidentes en el nido), pinocha, etc.

Aunque también pueden utilizarlos, prefiero evitar materiales plásticos y otros sintéticos, así como aquellos de colores vistosos. Cuanto más naturales mejor guardarán la estética del nido, evitarán hacerlo visualmente llamativo para los predadores y menos riesgos tendrán para ocasionar accidentes a los pollos o a sus padres.

CÓMO OFRECERLOS

Los materiales se pueden ofrecer directamente sujetos o apoyados en ramas de árboles, sobre muros o tejados o incluso en el suelo. Aunque para evitar que los tire el viento o que se humedezcan en contacto con el suelo podemos montar una práctica “estación de materiales de nidificación” utilizando comederos de aves en desuso como son los de tabla o los colgantes de malla empleados para ofrecer pasteles y bolas de sebo o incluso los de malla algo más fina, como es el caso de los comederos de cacahuetes. También podemos atar sin apretar demasiado (para que las aves los puedan desprender con facilidad) manojos de plumas, tallos, ramitas, hierba, cordeles y otros materiales. Y emplear igualmente bolsas de malla, como las que vienen con la fruta o los ajos y cebollas del mercado.

Conviene situar la “estación” en un lugar bien visible, aunque a resguardo de la lluvia si es posible. Y también inaccesible para gatos y curiosos.

PRECAUCIONES

Resumo las más importantes:
– Evitar materiales sintéticos y muy coloridos.
– No usar materiales que hayan sido tratados son productos químicos o peligrosos, como restos vegetales tratados con pesticidas y pelo de animales tratados contra parásitos.
– No ofrecer hilo, cuerdas o cintas largas, que pueden producir ataduras y estrangulamientos.
– Ofrecer el material en lugares inaccesibles para gatos y curiosos.

Como ves, es muy fácil. Ahora sólo queda ponerte a ello y…
¡a disfrutar con las andanzas de nuestras aves!

Si te pareció interesante esta propuesta, compártela en redes y con tus conocidos para que más personas puedan ponerla en práctica y ayudar así a nuestras aves.

Si no quieres perderte los próximos posts y novedades, apúntate a nuestra lista de correo enviando tu correo electrónico a info@victorjhernandez.com

Responder

Debes ingresar para publicar un comentario.